lunes, 26 de diciembre de 2011

"No te rindas"

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.
Mario Benedetti

domingo, 25 de diciembre de 2011

"El tiempo"

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.
Con el tiempo te das cuenta que casarse sólo porque te estás quedando, es una clara advertencia que tu matrimonio será un fracaso.
Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.
Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla.
Con el tiempo te das cuenta que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero.
Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos, tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.
Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.
Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es solo de almas grandes.
Con el tiempo aprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.
Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.
Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados.
Con el tiempo aprendes a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado incierto para hacer planes.
Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen, ocasionará que al final no sean como esperabas.
Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.
Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo… ante una tumba, ya no tiene ningún sentido.
Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo…
   Jorge Luis Borges
 
 
“El hombre se hace viejo demasiado pronto, y sabio…demasiado tarde, justamente cuando….ya no hay tiempo”

sábado, 24 de diciembre de 2011

Feliz Pequeña Navidad

La Navidad es…desde que soy pequeño, mi porción preferida del tiempo, mi momento favorito del año, el…sentimiento más bello que produce mi mente. Y es que la Navidad es para mí un sentimiento. El sentimiento de querer a todo el mundo. Durante la Navidad, las personas regresan a sus casas, si viven fuera de ella, y se reúnen con su familia y amigos. Durante la Navidad la gente ríe, celebra, es amable y disfruta. La gente canta, baila, come, y hasta llora. La gente llora porque ve a gente que no suele ver, porque se abrazan y se dicen cuánto se quieren, aunque normalmente no suelen hacerlo. La gente llora porque recibe visitas, llamadas, mensajes y regalos. La gente llora porque, en espacios de tiempo muy breves, se dan cuenta de todo aquello que tienen…y que normalmente no disfruta. 
Cuando llega la Navidad, nos invaden sentimientos buenos…aprendemos a perdonar y a pedir perdón, tomamos el valor de decir “te quiero” y regalamos abrazos y besos. Cuando llega la Navidad…la gente es más feliz, o al menos, es más consciente de su felicidad.
Por otra parte, no olvidemos la otra cara de la moneda. No olvidemos a las personas que no tienen hogar, ni a las personas que no tienen familia, ni amigos…tampoco olvidemos a las personas enfermas, ni a aquellas que las cuidan. Por favor, no olvidemos a las personas que sufren, ni a aquellas que no saben lo que es la Navidad. No olvidemos que este mundo necesita aún mucha mejora, necesita mucha gente que trabaje para hacerlo más igual para todos…no olvidemos nunca luchar para que todos podamos disfrutar de estas maravillosas fiestas.
Señores, vuelvo con mis seres queridos…disfruten al máximo de lo que tienen, aprovechen la Navidad para dejaros invadir por ese sentimiento tan complicado de describir, pero tan agradable de sentir. Aprovechen la Navidad para daros cuenta de que podemos hacer mucho para sentirnos felices con lo que tengamos, y, una vez os deis cuenta de ello, no lo olvidéis jamás. Feliz Navidad a todos.

martes, 13 de diciembre de 2011

El poder de una Nota

Desde pequeños, nos han enseñado a comportarnos bien en la escuela; nos han enseñado que debemos tratar con respeto a nuestros compañeros y a nuestros profesores; nos han enseñado que debemos esforzarnos duro para sacar buenas notas en los controles, ya que no hacerlo supondrá nuestro fracaso en la vida. Hoy me han dado una nota. Hoy, he visto reflejadas mis horas de trabajo y mi esfuerzo y sacrificio en un número. Hoy, he visto llorar a una amiga por ver reflejadas sus horas de trabajo y esfuerzo en un número. ¿Qué hace una nota? ¿Acaso tan solo nos posiciona en una lista de cierto número variable de personas, para decidir si hemos sido peores o mejores que los demás…para decidir si “sabemos” o “no sabemos” ? Siempre me he preguntado hasta qué punto podemos estar orgullosos o avergonzados de nuestras notas, pero este día ha hecho que realmente me plantee qué significado real nos aporta estos tan temidos números por los estudiantes. ¿Es mejor aquel que saca más nota? ¿Acaso sabe tan poco aquel que suspende un examen? Preguntas como estas, que la sociedad contesta con un SÍ rotundo, hacen que me pregunte realmente si mis futuros pacientes se verán afectados tan notablemente por este tipo de calificaciones…¿seré peor médico? Personalmente, creo que las calificaciones no aportan información fiable ni valiosa acerca de la formación de una persona. He visto a personas de sobresaliente no poder razonar preguntas básicas…y he visto a grandes amantes de su profesión/carrera “estrellarse” en los exámenes. ¿Acaso no existe algún otro método de evaluar a las personas? ¿No podemos comprobar lo que realmente sabe alguien de aquello que hace y utiliza de una manera más fiable y acorde a la realidad? …En días como este, siento que las cosas en este mundo se hacen mal y de forma equivocada. Siento que el mundo se pierde realmente a grandes personas que seguro serían fantásticos profesionales, y que por otra parte de sobrevaloran a otras que quizás ni siquiera amen lo que estén haciendo. En días como este, siento que aún nos queda mucho por aprender para hacer un mundo justo y mejor…aunque el primer gran paso, quizás deba ser el de uno mismo.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Filosofía de Vida

Frecuentemente, nos solemos hacer todo tipo de preguntas. Es algo natural, somo seres racionales y como tales, nos preguntamos todo tipo de cosas, a cualquier hora del día.
¿Qué es la vida? Quizás esta sea una pregunta que todos nos hemos hecho…pero que pocos hemos podido contestar de forma precisa. Os invito a reflexionar profundamente sobre ello…a preguntaros si de verdad tenéis claro lo que es la vida, y qué es lo más importante que tenéis en ella….Hoy quería compartir con ustedes una forma de definir la vida. Una definición poética, y casi perfecta diría yo, que pudimos escuchar en boca de un gran hombre…

"La vida es una oportunidad única… y hay que vivirla. 
Que se sepa, el cartero de la vida nunca llama dos veces.
El único pecado imperdonable es: No vivir….entregarse a una muerte anticipada mientras la sangre corre todavía por nuestras venas.
Porque vivir…no es solo estar en la vida. Vivir es participar en la fiesta… actuar, ser protagonista…elegir un papel e interpretarlo con con autenticidad y con convencimiento.
Vivir es ser y conocer. Saber por propia experiencia: ¿qué es el amor?, ¿a qué saben los besos?, ¿qué se siente cuando se llega al éxtasis… a la cumbre del placer?, ¿qué se pierde cuando un amor se olvida?
Vivir es saber por propia experiencia qué es la pasión y qué se siente cuando nos atrapa. ¿Qué se siente cuando un amigo nos pone la mano en el hombro, cuando llega el momento de una despedida… cuando tropezamos y tenemos que levantarnos y volver a la lucha?
Vivir es estar vivo… y parecerlo. Saltar cada mañana de la cama como si todo fuera nuevo, como si fuera el primer día. Aprovechar cada momento como si fuera el último… porque el instante que se va… no vuelve.
No dejes que nadie te niegue tu derecho a vivir.
Mientras que el cuerpo aguante…exprime la vida".

domingo, 11 de diciembre de 2011

Mi Querido Viejo Amigo

Mi querido viejo Amigo, hoy he vuelto a pensar en tí. Hoy, tras largos tiempos, buenos y malos, he querido volar y alcanzar aquel sentimiento que en el pasado, ambos compartíamos. Tengo que decirte tanto, y a la vez creo que, si te viera, no podría decir nada…tan solo un abrazo acompañado por una tierna y sincera sonrisa podrían acercarse a todo aquello que quisiera expresar.
Cada mañana, mi despertar en este inmenso mundo es cada vez mejor. Y es que, sabes, he aprendido mucho desde entonces, creo que podría decirse que he madurado. He aprendido tantas cosas…                                                                            Hoy aprecio lo que hago, cada día me levanto como si todo fuera nuevo, como si al día siguiente no fuera a levantarme…Ahora, mi querido viejo amigo, procuro hacer siempre aquello que amo, o mejor dicho, procuro amar todo aquello que hago.
El tiempo, como tú, viejo amigo, no para su camino…las horas siguen pasando y nosotros seguimos avanzando, descubriendo cosas nuevas en este misterio que es la vida. Ahora, mi querido viejo amigo, desearía poder componer la más hermosa de las melodías, dejándome llevar por mis simples y delicadas emociones…Desearía poder escribir la historia más enriquecedora de todos los tiempos, con mis pequeñas y curvadas letras.
Ayer, mi querido viejo amigo, eran otros tiempos. La vida no era vida, y la amistad no era amistad. Pero hoy, viejo amigo….sé que lo más importante de la vida, es la vida. Sé que la verdadera amistad no responde a otra cosa que no sea el cariño y la alegría…porque hoy, mi querido viejo amigo, te sigo queriendo como ayer, pero mejor… y en la distancia que separa nuestros caminos, jamás olvidaré aquel día en el que yo, te llamé a tí: mi querido viejo amigo.

viernes, 23 de septiembre de 2011

La chica de la habitación 304




Decidí dedicarme unos días...salir de mi cuerpo y volar hasta encontrarme tumbado en alguna nube...sentado en alguna montaña...o nadando en algún mar. Decidí ir en busca de la persona que dejé atrás, perdida en algún lugar...en alguno de mis lugares favoritos, con una de mis canciones favoritas...quizás así sería más fácil distinguirme y al fin poder hablar conmigo.
Al fin y al cabo -pensé- no hay mejor forma de descansar que buscando respuestas a preguntas imposibles de contestar...
...y allí me encontré...tumbado en la hierba, a la tenue luz del atardecer, apoyado sobre un árbol a la orilla de un río...con un libro en manos y música casi melancólica de fondo...
* ¿Te importa que me siente a tu lado?
- ¿Acaso el césped es mío? Adelante, siéntate.
* Vengo a pedirte explicaciones...
- Pues no deberías, ¿sabes? Solamente tú deberías contestar a lo que quieres preguntarme.
* ¿Y cómo sabes qué quiero preguntarte?
- Yo soy tú, ¿acaso lo has olvidado?
* No, no lo he hecho, pero yo ya no soy como tú...soy distinto.
- Claro que eres distinto...me he ido.
* ¿ Por qué te fuiste?
- Ya no me necesitabas...siendo como yo no habrías llegado a ningún sitio...créeme, aquí estoy mejor...y tú estás mejor sin mí.
* Pero, ahora todo va mal...te fuiste, y ya nada es igual.
- ¿Te crees incapaz de afrontar las cosas sin mí?
* Tú eres muy seguro de tí mismo, tu forma de actuar inspira confianza y a la vez respeto...me gusta como eres.
- Creo que tú también puedes ser así si lo deseas, ¿no crees?
No todo lo que soy te conviene...tengo muchas cosas que te conviene no tener contigo a partir de ahora.
* Sabes, creo que te torturas demasiado...no deberías ser tan duro contigo mismo.
- Por eso me fui...¿recuerdas?. Ya sabes algo que no debes hacer, si no quieres fracasar.
* Ya he fracasado...
- ¿De veras?
* Sí
-¿En qué?
* Ya lo sabes...tú eres yo.
- Aprendes rápido...lo que has hecho no es fracasar...es aprender.
* ¿Aprender qué?
- Aprender que eres más cobarde de lo que creías...aprender que no eres tan inteligente y trabajador como la gente creía de tí....aprender que a veces, uno tiene que repetir las cosas cuando salen mal...Sinceramente, creo que has aprendido a aprender.
* Ahora estoy perdido, ya no sé qué hacer, ni qué pensar.
- No seas tonto...sabes muy bien lo que quieres, y sabes muy bien en qué fallas, y por qué fallas... Sabes rectificar si lo deseas.
*Así que no vendrás de vuelta conmigo.
-No, este libro es muy entretenido, quiero terminar de leerlo, cuando lo termine quizás me pase a visitarte
*¿De qué va? ¿Quién lo ha escrito?
- Pues no sé mucho de su historia la verdad...solo lleva veinte años escribiéndose...y, lo escribí yo. Ahora, tú tienes la tinta de tu vida...yo leeré el libro de tu vida desde aquí, tranquilamente. Cuando decidas terminarlo...creo que retomaremos esta conversación.
...Estos días decidí dedicármelos a mí mismo...a buscarme...y conseguí encontrarme. Pero...para mi sorpresa, creo que no necesitaré buscarme más, ni creo que desearé ser cómo antes...no me caigo tan bien como creía.
Aún así...aprendí algo importante de mí mismo en ese viaje...
Aunque esto ya es otra historia...quizás la cuente, en capítulos más avanzados de mi vida...de momento me quedaré con la idea de que, por más que me puedan quitar notas...por más que puedan quitarme la bata...o el título de cualquier cosa....jamás podrán quitarme la ilusión de entrar en la habitación 304, sentarme en la cama de esa chica y preguntarle:
"¿Cómo te encuentras hoy? "
Dicen que todos merecemos segundas oportunidades...¿Por qué me empeñaré en ser médico?
Creo que la respuesta está simplemente ahí...los médicos muchas veces les ofrecen segundas oportunidades a las personas...y to
dos...las merecemos, para poder continuar con nuestra vida.

lunes, 4 de julio de 2011

La mirada de la Amistad

Otra mañana más...."vaya pérdida de tiempo".


Se podía divisar la facultad desde aquí, acababa de coger unos libros e intenté averiguar alguna nota perdida...recuerdo que no hacía mucho calor, para la hora y época del año que tocaba, el tiempo era muy agradable. O tal vez ese sentimiento surgía de mis propios pensamientos...después de todo, agradables recuerdos me venían a la mente en aquella parada de autobús. Recordaba cariñosamente algunos momentos divertidos, que compartí con algunos compañeros....que, afortunadamente, empiezan a plantearte la duda de si deben ser considerados compañeros o amigos....jajaja, "yo y mis dilemas sobre la amistad"_te recordé en aquel instante_ "parece que no cambié demasiado después de todo"
De repente, algo se interpuso entre mi vista y mis pensamientos...
Eran dos, uno era bajito, unos 12-13 años, su ropa parecía bastante vieja, estaba sucia y desgastada. Su piel era intermedia entre la blanca y la negra...¿América Latina?...no, su acento es extraño, no parece saber hablar bien el español. El otro, un chaval blanco, de unos 16-17 años, aproximadamente mi estatura, hablaba español perfectamente...tenía una mano amistosamente pausada sobre el hombro del más pequeño. ¿Adopción? ¿para siempre o sólo para el verano? ¿amigos de toda la vida?...no tenía ni la menor idea de quiénes eran aquellos dos niños, ni tenía la menor idea de cuál era la historia que los unía....pero no puedo negar que atraparon toda mi atención y curiosidad...pecaré por cotilla, pero mi curiosidad es extrañamente altísima.
_ Oye, y tu padre, ¿qué hace en la vida?- preguntó el más pequeño al mayor.
_Mi padre es médico de familia - se notó cierto aire orgulloso en la voz de aquel chaval.
_¿Médico de familia? - el pequeño parecía extrañado, sobre todo cuando pronunció "de familia" - ¿y eso qué es?
_ Pues, ya sabes, mi padre estudió medicina, pero no se especializó. Él sabe de todo un poco, pero no mucho de cada cosa. Es director de un centro de salud ¿sabes? Cuando la gente está mala, va a verlo.
_ Am - el pequeño no pareció entender demasiado la respuesta, aunque se mostró conforme con ella - Tiene que ser muy buena persona si hace eso.
_ Bueno, la gente se lleva muy bien con él, pero, en casa cuando se enfada....odio cuando se enfada.


El autobús que me llevaría a Plaza de Armas, el seis, acababa de llegar. Los dos jóvenes pasaron por delante de mi y entraron en el autobús. Les seguí y me situé como suelo hacerlo, delante de la segunda puerta, de pie. Allí observé el autobús, no estaba demasiado lleno, para mi fortuna. Los dos chavales se pusieron cerca de mi posición. El mayor se quedó de pie en el lado opuesto al mío. El pequeño, por su parte, tomó asiento.


_ Ahí no puedes sentarte - el mayor sonreía mientras mencionaba las palabras a su amigo.
_¿Por qué no? ¿Es un asiento no? - el más pequeño contestaba seguro de sí mismo,como si supiera con toda la seguridad del mundo que su amigo le tomaba el pelo.
_ No, en realidad no. Es un asiento reservado para las personas mayores, discapacitadas o embarazadas...¿ves el dibujo a tu espalda? - la sonrisa de aquel chaval tenía algo extraordinario, algo que es difícil encontrar entre amigos. Su sonrisa era sincera, y demostraba cariño.
_ ¿En serio? ¿Reserváis asientos para esas personas?
_Sí, aunque la gente no lo suele respetar y se sienta de todas formas. Pero yo creo que no está bien sentarse en esos sitios.
_Vaya - parecía que aquellas palabras sorprendieron fuertemente al pequeño- Bueno, ahora mismo no hay nadie que lo necesite, así que me quedaré aquí. Además, ¿estoy embarazado sabes? - el pequeño empezó a reir a carcajadas. Su amigo, aún con la sonrisa puesta, le acompañó en aquellas risas.


El autobús estaba llegando a "La Barqueta".


_Tenemos que bajarnos aquí - le dijo el mayor al más pequeño.
_Vale, ahora nos paramos a comer los bocadillos ¿vale? ¡¡ Es que tengo mucha hambre ya !!
_ Como quieras, de todas formas, mi padre hoy llega tarde, así que estamos solos.


La mano del chaval mayor volvió a caer sobre el hombro de su amigo. Ambos salieron del autobús. Me quedé observando cómo iban distanciándose...¿o era yo quien se distanciaba?
Me fue imposible no reflexionar acerca del comportamiento de aquellos chavales. Es cierto que no tenía la menor idea de cuál era la historia que los unía....ni siquiera podía saber si se conocían desde hacía mucho tiempo, o si se conocieron ayer. Lo único que sabía, era que sus miradas y sus sonrisas les delataba como grandes amigos...era, sin duda alguna, la mirada de la Amistad...esa mirada que puedo recordar de tus ojos...o pero aún, esa mirada...que podía recordar en mis ojos.

lunes, 27 de junio de 2011

El valor de lo aprendido



Estabas allí...sé que estabas allí.
El día se levantó precioso, las nubes eran tranquilas y el sol me sonreía...sé que estabas allí.
Miré por la ventana, adoro ver los rayos de luz iluminar la mañana apacible y fresca...yo sé que estabas allí...y yo, aún me encuentro aquí.


A punto de terminar....o a punto de empezar quizás, quien sabe tal cosa...yo solo sé, que estabas allí...
Nunca imaginé que sería tan fácil aprender...aprender a vivir, a ser feliz estando tan lejos de ti....y aún así...sabía que estabas allí.
No me reproches la vida... repróchame el recordarte cada mañana, cuando entra la luz por mis pupilas, iluminándolas con su belleza. No permitas que te reproche que te fueras así...permíteme reprocharte lo que me has enseñado...lo que he aprendido.


Estuve allí, y tú lo sabías...estuve allí, esperándote, sabiendo que no vendrías...pero, en el fondo sabía...que estabas allí.


¿Me olvidarás?...tal vez, o tal vez no...te enseñé mucho...quizás demasiado, pero oye...no me lo reproches.
¿Te olvidaré?...tal vez...aunque no lo creo. Eres realmente especial...¡ Pero qué pregunta ! Claro que nunca te olvidaré...y sé que no me olvidarás...porque en el fondo, esto es fabuloso...aún distanciados así...sin saber nada...hemos aprendido más que nadie...hemos crecido como nadie.
¿Aún no lo sabes? Sé que estabas allí...y tú...en el fondo...sabes que yo...y solo yo...siempre estaré aquí.

sábado, 11 de junio de 2011

El derecho al delirio... (por Eduardo Galeano)



Aunque no podemos adivinar el tiempo que será, sí que tenemos, al menos, el derecho de imaginar el que queremos que sea.
En 1948 y en 1976, las Naciones Unidas proclamaron extensas listas de derechos humanos; pero la inmensa mayoría de la humanidad no tiene más que el derecho de ver, oír y callar. Qué tal si empezamos a ejercer el jamás proclamado derecho de soñar? Qué tal si deliramos, por un ratito? Vamos a clavar los ojos más allá de la infamia, para adivinar otro mundo posible:el aire estará limpio de todo veneno que no venga de los miedos humanos y de las humanas pasiones; en las calles, los automóviles serán aplastados por los perros; la gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por la computadora, ni será comprada por el supermercado, ni será mirada por el televisor; el televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia, y será tratado como la plancha o el lavarropas; la gente trabajará para vivir, en lugar de vivir para trabajar; se incorporará a los códigos penales el delito de estupidez, que cometen quienes viven por tener o por ganar, en vez de vivir por vivir nomás, como canta el pájaro sin saber que canta y como juega el niño sin saber que juega; en ningún país irán presos los muchachos que se niegan a cumplir el servicio militar, sino los que quieran cumplirlo; los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vida a la cantidad de cosas; los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las hiervan vivas; los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos; los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas; la solemnidad se dejará de creer que es una virtud, y nadie tomará en serio a nadie que no sea capaz de tomarse el pelo; la muerte y el dinero perderán sus mágicos poderes, y ni por defunción ni por fortuna se convertirá el canalla en virtuoso caballero; nadie será considerado héroe ni tonto por hacer lo que cree justo en lugarde hacer lo que más le conviene; el mundo ya no estará en guerra contra los pobres, sino contra la pobreza, y la industria militar no tendrá más remedio que declararse en quiebra; la comida no será una mercancía, ni la comunicación un negocio, porque la comida y la comunicación son derechos humanos; nadie morirá de hambre, porque nadie morirá de indigestión; los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura, porque no habrá niños de la calle; los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero, porque no habrá niños ricos; la educación no será el privilegio de quienes puedan pagarla; la policía no será la maldición de quienes no puedan comprarla; la justicia y la libertad, hermanas siamesas condenadas a vivir separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda; una mujer, negra, será presidenta de Brasil y otra mujer, negra, será presidenta de los Estados Unidos de América; una mujer india gobernará Guatemala y otra, Perú; en Argentina, las locas de Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud mental, porque ellas se negaron a olvidar en los tiemposde la amnesia obligatoria; la Santa Madre Iglesia corregirá las erratas delas tablas de Moisés, y el sexto mandamiento ordenará festejar el cuerpo; la Iglesia también dictará otro mandamiento, que se le había olvidado a Dios: "Amarás a la naturaleza, de la que formas parte"; serán reforestados los desiertos del mundo y los desiertos del alma; los desesperados serán esperados y los perdidos serán encontrados,porque ellos son los que se desesperaron de tanto esperar y los que se perdieron de tanto buscar;seremos compatriotas y contemporáneos de todos los que tengan voluntad de justicia y voluntad de belleza, hayan nacido donde hayan nacido y hayan vivido cuando hayan vivido, sin que importen ni un poquito las fronteras del mapa o del tiempo; la perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los dioses; pero en este mundo chambón y jodido, cada noche será vivida como si fuera la última y cada día como si fuera el primero.