martes, 30 de julio de 2013

¿Qué soy yo para ti?

¿Qué ves cuando me miras?
Soy tan dependiente de ti.
Nada podría importarme más que
aquello que tú tengas que decir.

¿Quién ves cuando me miras?
¿Acaso la complejidad? ¿o la simpleza?
Soy tan dependiente tus ojos.
No podría vivir si no me mirasen.

Necesito de tu palabra,
como el árbol necesita del agua y del Sol, 
para crecer fuerte y sano. 
Soy tan dependiente de ti.

Dime, cuando me miras
¿ves la bondad, o la maldad?
¿Percibes un brote de sabiduría?

Tal vez sólo veas un niño,
pero tan sólo dime
¿Quién ves, cuando me miras?

Soy tan dependiente de ti,
que no sabría quién soy, 
si tus ojos dejasen de mirarme.