domingo, 10 de febrero de 2013

Todos son geniales

Las personas cambian a las personas. Es algo que todo el mundo sabe, todo el mundo lo vive y lo siente en su día a día. Hay personas que agradecen tener miles de personas a su alrededor. Otras, en cambio, prefieren rodearse de pocas personas. Pero lo cierto, es que cualquier persona que interactúe con nosotros va a estimular un cambio en nosotros. Puede ser un pensamiento, una idea, una sonrisa, quizás un sentimiento.

Particularmente, nunca me ha gustado ver cómo las personas me cambiaban. Sentía miedo a no controlar mi propia vida y personalidad. Hasta que llegué a la Facultad de Medicina de Sevilla...

¿Para qué engañarnos? Adoro observar como las personas me cambian. Interactuar con quienes de rodean, intercambiar ideas, puntos de vista, preocupaciones, alegrías, suspensos, aprobados... "no presentados" a veces (sí, sí, a veces nada más :P)

No me gusta escribir algo cuando no me ha llegado esa famosa "inspiración" de la que muchos hablamos, y ahora mismo no estoy nada inspirado, para qué negarlo. Pero no quería que pasara este día sin, al menos mencionar, agradecer y mostrar mi afecto de un modo muy humilde a todas las personas que, en tan solo dos años y medio, me han convertido en otra persona.

Sería injusto e imposible intentar nombrar de memoria a todas esas personas, pues me olvidaría sin duda alguna de muchas. Pero, ¿qué tal si intentamos hacer el esfuerzo de nombrar los que más nos han influído?

Diana, Pablo, Pablo, Lydia, David, Emilio, José María, Juan Antonio, Vicky, Asumpta, Manolo, Alicia, Marta, Marta, Javi, Bárbara, Josan, María, Rosa, Isabel, Juan Luis, María Isabel, Carmen, Javier, Juan José, Jesús...

Son sólo algunos nombres. Nombres sin ordenar, no hay principio ni final. No hay arriba ni abajo, puesto que cada uno nos cambia a su manera. Cada uno nos aporta y enseña algo. Y todos son valiosos, todos son motivos de agradecimiento. Todos son geniales...


Muchos de los nombrados dejamos atrás una etapa, que en mi caso ha sido larga y dura, y empezamos mañana una nueva, que esperemos sea mejor y aún más dura. Algunos de los nombrados seguiremos el mismo camino, mientras otros bifurcaremos nuestras vidas académicas por senderos diferentes, que espero y estoy seguro, presentarán muchas confluencias.

Pero, de todo esto yo me quedo con una idea:
...todos son geniales.
Gracias, compañeros. Amigos.