viernes, 6 de julio de 2012

Poema de Tecumseh


Vive la vida de modo que el temor a la muerte
no pueda entrar nunca en tu corazón.
No importunes a nadie acerca de su religión,
respeta a los demás y sus puntos de vista,
y exige de ellos que respeten el tuyo.
Ama tu vida, perfecciónala.
Cuando te levantes por la mañana, da gracias por la comida
y por la alegría de vivir.
Si no vez ninguna razón para dar las gracias, la culpa es sólo tuya.
Nunca abuses de nadie ni de nada, porque el abuso vuelve a los sabios necios y se lleva el espíritu de tu visión.
Embellece todas las cosas de tu vida.
Trata de prolongar tu vida y de hacerla útil para tu pueblo.
Cuando llegue la hora de tu muerte,
no seas como aquéllos cuyos corazones están
llenos de temor a la muerte,
y que cuando llega su momento lloran y rezan
para tener un poco más de tiempo para vivir la vida de un modo diferente.
Canta tu canción fúnebre y muere como un héroe que regresa a su casa.
Cuando te levantes por la mañana da gracias por la comida y por la alegría de vivir.
Si no ves ninguna razón para dar las gracias... la culpa es sólo tuya.